El exótico sabor de lo efímero

No importa si es bueno o es malo, tangible o etéreo, todo tiene un ciclo de vida, es efímero, pero no por eso pierde su importancia, su sabor o su color. La inmediatez entonces debe ser el todo, una decisión de vida en realidad. Tomar cada oportunidad como lo que es y sacarle todo el provecho posible. La sumatoria de esas vivencias al final resultarán dándole un solo significado a la historia de la vida de cada uno.

¿Y qué si se decide no tomar riesgos? No enamorarse por miedo a sufrir. No independizarse por miedo al fracaso. No tiene ningún sentido tomar este tipo de decisiones. Nadie recuerda con pasión una noche en la que durmió como nunca. Sería curioso ver estatus en redes sociales como “¡wow, que momento! Estuve ahí acostada por horas. Fue increíble.”, no. Son las vivencias las que nos apasionan, las que queremos compartir con otros. Ese viaje a un lugar alucinante, esa noche en el bar con los amigos, el día que se prometieron amor eterno… a quién le interesa como termina la historia, porque en cualquier caso va a terminar. Pero ese momento en el que nació un suspiro profundo de satisfacción que luego se reflejó en una sonrisa del corazón es por lo que vale la pena vivir.

El universo sucede a partir de ciclos y los seres humanos somos parte del todo, así que es completamente lógico pensar que si se está bien en algún momento, con seguridad vendrán malos momentos luego, y después buenos y así hasta el último día. Y hay que abrir bien los ojos para entender cada situación en su contexto. Hay situaciones complicadas de manejar emocionalmente, y no son solo los momentos dolorosos, también los de felicidad y éxtasis (porque en algún momento nace el miedo a dejar de sentir esa alegría). Pero lo realmente interesante y enriquecedor es descubrir cómo cada momento, cada vivencia y cada decisión que se toma crea un nuevo camino por recorrer.

Hay quienes deciden quedarse parados. Los demás, los que moldean día a día su forma de ser felices, vivirán eternamente en cada momento.

Advertisements
Creative Error 404 Pages

Creative Error 404 Pages

_________________________________________________________________ _________________________________________________________________ _________________________________________________________________ _________________________________________________________________ _________________________________________________________________ _________________________________________________________________ _________________________________________________________________

Hacerte feliz o no. Esa es la pregunta.

Entiende esto: Lo único que “te toca” es morir (en algún momento). Lo demás es tu decisión.

Entendiendo esto puedes empezar a tomar decisiones pensando en tu felicidad, satisfacción o deleite (como lo quieras llamar, todas van al mismo lugar). Si viste la película Trainspoitting o escuchaste la banda sonora con atención, entenderás de qué se trata este blog. “Choose life, choose a job…”.

Alguien dijo que “el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe”, así como un evidente  opositor dijo “el hombre nace malo y la sociedad lo corrige”. No sé que pensamiento sea verídico, pero para este post en particular prefiero pensar en la segunda opción, aplicando a la lógica (y a los recuerdos) de todas esas frases de nuestros padres diciendo “no hagas esto”, “no hagas aquello”, “tienes que hacer esto”, “tienes que hacer aquello”. ¡Pero qué digo! Si ha pasado siempre y seguirá pasando por el resto de nuestra existencia en el mundo de los vivos. El colegio es LA fuente del “haz esto” y “no hagas aquello”. La universidad es un poco más marketinera y en apariencia nos da un poco más de libertad, pero al final el “si no haces esto, tendrás este castigo”, va implícito en el sistema de calificación y los altos costos del semestre. En el trabajo funciona igual, pero en la salud también funciona igual, pero en las relaciones interpersonales también es lo mismo y…bueno, podría decirse que en todo. Vivimos en un mundo social, así que la libertad de uno termina donde empieza la libertad de otro, eso es evidente e irrefutable. Pero es posible ser feliz en medio de tantas prohibiciones. La felicidad está en los pequeños detalles.

Ahora bien, tienes que estudiar y trabajar para poder vivir (o sobrevivir básicamente). Tienes que cumplir con las normas básicas de la sociedad (o lo que los católico/cristianos llaman “los mandamientos”) para no ser aislado de la sociedad y quedar restringido de los beneficios de la “libertad”. Lo que, traído a un plano tangible y tridimensional, significa que debes despertarte todos los días, aun con sueño, para trabajar o estudiar porque…si (para más información busca la definición de “capitalismo” en Google). Debes lavarte los dientes, más que por salud oral, para no tener mal aliento y una apariencia desagradable cuando quieras comunicarte con otro ser humano; desayunar, ser amable con la gente que conoces y la que no conoces (por esa necesidad de autoconservación), almorzar, seguir estudiando/trabajando, escuchar y ayudar a quienes lo pidan, pero hasta cierta hora, porque tienes unos horarios que debes cumplir con tus padres, tu pareja, tu hijo/a o con tus jefes o clientes a la mañana siguiente, te lavas los dientes porque…no quieres perderlos en algunos años. Y te despiertas al día siguiente y sucede todo de nuevo. Una y otra vez. Y te digo que no estamos hablando de un tema de nuestra generación sino de millones de años de “rutinización”. Porque así creas en Adán y Eva o en Darwin, entenderás que en una vida donde cada tanto sientes hambre, deseos sexuales, sale el sol y se esconde, encuentras que hay muchos eventos de la naturaleza que se repiten con cierta frecuencia, ¿Entonces por qué no nuestras acciones como seres humanos?

Ya está, así es la vida. Entonces, ¿por qué no sacar lo mejor de ella? (Si eres un buen lector, sabrás que este es el párrafo interesante). PORQUE NO QUIERES.  PORQUE TE DA MIEDO PERDER LO POCO QUE TIENES. ¡Pues a la mierda! Te propongo hacer este ejercicio, al menos un día. Si no te convence, tu jefe te devolverá tu dinero o te echará a patadas para que por fin te des cuenta que no lo necesitabas.

Este es el ejercicio que propongo:

1. Suena la alarma y sabes lo bueno que es dormir 5 o 10 minutos más, pero sientes que no lo puedes hacer. Sí lo puedes hacer. No duermas 2 horas más. Sólo digo, date ese regalo de unos minutos más de descanso.  Créeme, empezarás el día con una actitud positiva por el simple hecho de hacer algo que te hace feliz, que te satisface.

2. Báñate con agua caliente y no pienses en la factura del acueducto. Cierra los ojos y piensa. Todos nacemos con un enorme potencial creativo. Aprovecha ese momento del día para pensar SÓLAMENTE en soluciones. Eso es lo que vas a hacer cuando salgas de la ducha, solucionar problemas de diferente índole. Empezar el día con soluciones refuerza tu autoestima y por ende tu actitud positiva, la cual se reflejará en todas tus acciones.

3. Evita los momentos que te disgustan. Si todos los días te despiertas a la misma hora que la mayoría sufrirás del cancer de la movilidad: El tráfico. ¡Evítalo! Camina, usa una bicicleta, una moto, sal después del trancón (o antes si no te preocupa madrugar). Evitarás contagiarte del estrés masivo y te sentirás más inteligente (otro regalo a la autoestima).

4. Sonríe desde adentro. Todos tenemos problemas. Sumarle tus problemas a otros te aleja de quienes son positivos y te acerca de los negativos. Tú decides como quieres estar.

5. No ahorres en comida. Alimentarse es una necesidad fisiológica. Comer lo que te gusta es un deseo sencillo de satisfacer. Si vas a comer algo que no te gusta, mejor ni comas.

6. Disfruta lo que haces. Sea que estudies o trabajes, hazlo con pasión. ¿Tienes que estudiar o trabajar para lograr tus objetivos? Sencillo, entonces haz algo que te apasione y serás una persona que contagie esa energía. Todo lo que hagas lo harás bien sin sentir que haces el mayor esfuerzo.

7. Dedica al menos una hora al día para hacer algo que te saque de la realidad. Leer, escribir, dibujar, cantar, bailar, caminar, fumar, tomar, saltar… hay tantas cosas como humanos en la tierra. Es un regalo de ti para ti, por todos tus esfuerzos. Hazlo siempre que  sientas que “me deberían felicitar por…”. Felicítate tú mismo, es fácil.

8. Contagia toda esa buena energía y actitud positiva con alguien. Te sumará aun más energía. Es aritmética pura.

9. Deja de leer historias ejemplares y empieza a escribir las tuyas.

Puedes empezar ahora.

La teoría “Let Go”

Renunciar implica un nuevo comienzo

Image

Desde que estás en el colegio empiezas a pensar en lo que quieres ser en la vida. En la universidad comienza tu recorrido por ese camino que elegiste. Si te va bien terminas tu carrera y comienzas a trabajar en lo que siempre soñaste. Pasan algunos años en los que ganas algo de reconocimiento pero te das cuenta que realmente no has alcanzado tus objetivos económicos, pero sigues intentándolo. Te aconsejan varios caminos diferentes pero eso te hace aferrar más a la idea de continuar, porque sientes que eres un luchador y que vas a salir adelante. Bueno, pues tal vez te estás equivocando.

El solo hecho de pensar en dejar todo a un lado y cambiar de vida es aterrador. Es demasiado riesgoso, ¿no? Pero lo que llaman “el destino”, “las señales de Dios”, “las coincidencias” o como quieran llamarlo, juegan un importante papel en nuestras vidas si sabemos analizar el contexto en el que suceden. Y muchas veces ni siquiera hay que esperar señales extrañas o apariciones divinas, porque los avisos de cambio son tan evidentes como ver un estado financiero que no muestre un aumento de las utilidades. Entonces, primer paso para adoptar la teoría “Let Go”: Ser observador, tanto para ver lo explícito como lo implícito.

El segundo paso es el que requiere que saques ese valor que te falta en los bolsillos. Es el momento de decir RENUNCIO. Y ojo que esto aplica para el trabajo, así seas empleado o independiente, pero también aplica para una relación amorosa o amistosa, o hasta para una relación de apego a un bien material (como un apartamento o un auto). Imagínate renunciar a tu propio negocio, renunciar a un trabajo que te da estabilidad económica pero que te absorbe y te consume, renunciar a tu esposa/so después de años de casados, etc. Imagínate volver a empezar. ESA ES LA MEJOR PARTE.

Porque sucede algo difícil de creer cuando renuncias a lo impensable: Tu mente queda completamente abierta a nuevas posibilidades. Si ya lo viviste sabrás que el nivel de creatividad que alcanzas a tener en estos momentos es simplemente hermoso. Eres entusiasta de nuevo y te animas a hacer cosas que nunca pensaste a hacer (total tomaste la decisión de no ser lo que siempre pensaste ser, entonces qué más da). Pero hay algo muy importante en esta etapa y es mantener siempre una actitud positiva o si no te vas al carajo. Búscate algo que creas que te sirve para esto: Acércate a Dios, consigue una mascota, un cuarzo, una pata de cabra…lo que sea pero que te dé confianza y seguridad. Seguramente habrá momentos difíciles pero siempre habrá que ponerle buena cara y seguir adelante. Es parte del plan.

Listo, has aplicado la teoría “Let Go”. Deja ir las cosas, personas y sentimientos que no te sirven para tu crecimiento o te quedarás estancado. Hay un montón de gente que sin darte cuenta te estanca con sus pensamientos negativos como si te pusiera un edificio en los hombros. A la mierda todos ellos. Míralos por el espejo retrovisor cuando los superes y por favor no malgastes tu tiempo pensando en eso que dejaste atrás. Piensa sólo en el futuro sin ocuparte en odios ni rencores, eso es para los pobres de mente y alma. Nosotros nacimos para hacer cosas buenas. Nacimos para ser mejores.